martes, 13 de marzo de 2012

colaterales

en un millón de daños...
José Naveiras.

Empezar a perderte es como desplegar nuestra bandera de sabanas empapadas
y que no sople el viento,
mirar el crujir de las horas en la piel mientras perdemos en bostezos
lo que una vez ganamos con nuestra fe en los gemidos.

El egoísmo del uno mismo frente al otro ajeno,
lejanos como dos conversaciones diferentes
o como un beso que terminas por dar en la mejilla
y ni siquiera te sorprendes por ello.

Llamarnos colaterales por teléfono mientras
el recuento de años se nos llena de debes
y ningún a ver
a corto plazo.

Lo noto en que apagas el cigarro, expulsas el humo,
y solo queda una nube de distancias en el aire,
un silencio de barbechos entre nosotros,
a penas una espera donde nadie llora.

Nunca, es muy importante que lo sepas, he querido hacerte daño,
mi vida,
pero estoy sucio y agazapado
en ese punto del camino en que no distingo
las causas de tus heridas
de las consecuencias de mis actos.

Perdido en esta discreción de disparos
sin puntería
y agotado el optimismo de tus labios,
solo creo en el destino
porque me puso la zancadilla
para que pudiera caer en tu brazos.

15 comentarios:

saudade dijo...

Grandeza día sí día también.

Anónimo dijo...

Salgo de aquí siempre jodida, no sé si a bien, si a mal, pero me encanta, creo.

Besos

Erev dijo...

Ay.
Duele.

Anónimo dijo...

joder.
lo siento, es la única palabra que me sale después de leer esto ¡qué grande!

Claire Sawyer dijo...

resignado pero bonito, como siempre. Cada vez medimos más a distancias en lugar de a besos.

Tortuga dijo...

La vida es muy linda y muy puta. Un abrazo muy grande.

Anónimo dijo...

Hoy no estoy muy contenta. Tengo el tono vital bajo. Me da mucha pena leer el poema, aunque es muy bonito. Tú también pareces muy triste...
Sabes? Tengo muchas ganas de que escribas un poema contento. Qué año de mierda!

Emma la suave dijo...

A veces las personas están tristes...pero todo pasa.A veces la vida nos golpea con un martillo en la cabeza, como decía Steve Jobs. Pero todo pasa.
Besos y abrazazos reptilianos nonianos.

Anónimo dijo...

"El egoísmo del uno mismo frente al otro ajeno,
lejanos como dos conversaciones diferentes
o como un beso que terminas por dar en la mejilla
y ni siquiera te sorprendes por ello."
En mi vida había encontrado a alguien que me emocionara tanto tantísimo con unos cuantos versos. Felicidades, has conseguido llenar un corazón.

Alisea dijo...

Malditas cenas románticas de mirar el televisor

EvenColdNovemberRain dijo...

Qué triste es cuando todo acaba, y no queda nada más. A parte de ver cómo se va y la sigues echando de menos.

Silvia Fernández dijo...

Pero qué ha pasado, Escandar!? Pobre... coincido con un comentario anterior, vaya año! Todo tristezas...
Pero bueno, es verdad que la vida es así. Mira, algo positivo: escribes poemas preciosos y cada vez lo haces mejor.

Ire dijo...

Me has puesto la piel de gallina y me has hecho sentir tan identificada con esto que me asusta.
Los besos que das en la mejilla y no te sorprenden...
Eres increíble, y me quedo tan corta con solo eso.
Un abrazo Escandar.

Anónimo dijo...

Me siento totalmente identificada con el poema por la situación que estoy pasando en este momento. Me ha puesto los pelos de punta. Enhorabuena

Anónimo dijo...

"solo creo en el destino
porque me puso la zancadilla
para que pudiera caer en tu brazos".
¡¡Impresionante!!