jueves, 15 de octubre de 2009

ganas de fábrica

cómo conjugar
el pasado imperfecto de mis miedos
con el futuro incondicional de mis valentías.

cómo saber dónde pisar
si las huellas que no dejé
jamás fueron
y las que no haré
nunca serán.

mierda.
cómo luchar ante la inspiración de la culpa
si solo tengo un deseo de inocencia.

cómo lidiar las asperezas de tantos años rasgando paredes
si ahora entiendo
que la única forma de suavidad
es besar la piel a caricias.

cómo fundir este rostro de hielo
con el fuego que me quema en la garganta.

cómo vivir a pesar de la muerte
o morir sin saber que la vida
y en fin,
cómo nadar contracorriente
y no dudar de que son ellos los que están equivocados.

cómo salir a la calle con ganas de reir y no llorar
o cómo llorar sin reir en el intento.

tantas monedas,
tantos dados
que uno termina por confundir el destino con el azar,
el juego con el ahorcado.

¿no será que acaso es eso?
un ir y venir dislocado,
inconexo,
tan sencillo de entender como dificil de explicar,
un niño con voz de viejo, un edificio de ruinas,
un cristal de reflejos,
un desguace de coche con motor y sueños,
adicto al asfalto,
con ganas de fábrica de acelerar.

1 comentario:

la luna dijo...

escribes tú?
si es así, eres un artista :) me encanta todo lo que dices, he dejado de estudiar historia por leer tooodo tu blog! jajaja