jueves, 19 de noviembre de 2009

más allá de los equilibrios

te voy a dejar mi vida en este portamuletos
y voy a llevar tu risa como principio de cada mañana,
pienso señalar con el dedo cada esquina donde quiero besarte
y serán tantas que algunas ni siquiera están construidas.
izaré en cada fragata muestras de atrevimiento
y lloraré por desnudarte,
por rozar un momento osadía, una tripas convertidas en corazón
desde que solo digiero te quieros,
cursimetría de barrios bajos, silencios hechos de especia,
listas de la compra donde incluyo tus cosas
y compro los cepillos de dientes de dos en dos,
las cervezas de 4 en 4
y las sábanas disculpa si no las lavo pero es que no es solo mi sudor
a lo que huelen
y eso me excita tanto que las noches en las que no vuelves
tiro de pornografía a falta de regazos,
de insonmio hasta que el no dormir duele, de ojeras que son retratos
de que las noches me las paso jugando a beberte primero a caladas
después a tragos
hasta que te retuerces como un milagro que se exprime entre mis dientes,
es tanto lo que imagino y tan corto el camino que hago
que después, cuando vienes, parezco un tonto que soñó con simulacros,
un feliz pasajero en un viaje al párnaso de cielos y olivos,
donde tu cuerpo no es solo motivo, también es explicación,
mírela señor, que es mejor que lo que yo le cuente,
y en ese recinto rezado que es mi habitación
jugar a destrozarnos el pasado pisando como uvas los secretos,
compartir hasta el sueño más obsceno por irradiación,
bajar las persianas ante el tumulto y la voz de esa calle intranquila
que afuera nos espera con sus fieras artificiales, con su estrépito de caliza al rock,
sus maneras rutinarias de imponernos los horarios
y de hacernos cómplices no partidarios de seguirles la corriente,
víctimas a veces de aquel salmón que siempre llegaba tarde
porque se entretenía por el camino,
digamos que es parecido a echar un polvo al llegar a la latina,
o seguir de frente no ya en el equilibrio de la línea
sino en la caída que va después del después,
con tu risa chocandome en las costillas,
aquí hay algo que retumba, tengo un tic tac en el pecho
y de hecho parece que fuera explotar,
el que será solo tu lo sabes,
el que seré creo que yo, gracias mi vida, ya lo sé.

11 comentarios:

Ms. Vértigo dijo...

"listas de la compra donde incluyo tus cosas
y compro los cepillos de dientes de dos en dos,
las cervezas de 4 en 4
y las sábanas disculpa si no las lavo pero es que no es solo mi sudor
a lo que huelen"


No sé cómo decirtelo, Escandar.

Y sí, "todo lo que termina, termina mal, poco a poco". Y aunque los puntos y final nos destrocen las ganas (aunque a veces, no sé si a ti te pasa, precise de esa tristeza que sólo te dan ciertos finales), los puntos y seguido son acojonantes. Y no hablo del medio que te dan esas canciones que dices, que compartimos. Sino del miedo a las cosas buenas, inevitable y dulce miedo.

En fin, algún día tenemos que hablar de todo esto.
Mientras tanto te observaré, si me permites, por aquí. Y aunque no sea partícipe, hay días que vuelvo a aquel rincón...

Otro beso, Tayler.

Abel dijo...

En tu línea, bestial

xawina dijo...

Llevo leyendo estas líneas bastante tiempo...
y la que se queda sin puntos (ni seguidos, ni suspensivos), soy yo... Porque a ésto es imposible ponerle un punto y final(.)

Gracias por compartirlo...
haces que gente que ni conoces pueda sentir!

Roci. dijo...

¿Cómo consigues decir tanto con tan poco?
transmites la bañada.
Que grande eres,tío...no dejes nunca de escribir.

Roci. dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Ximety dijo...

gracias.

Crispy dijo...

me encanta entrar en este blog y ver una entrada nueva. Pero me gusta mucho mas cuando al terminar de leer me sigo viendo identificada en tus letras :)

call me Sebastian dijo...

maravilloso, punto a punto. sin más.

incordemeotibiportabo dijo...

Absolutamente impresionante.... De verdad, GRACIAS.

Beaa dijo...

pff soloo tus palabraas me llegan dondee no ha llegado nadiee, yo tb escribo, pero ni la mitad de bien que tu, y bueno que sepas que tus textos decoran mi agendaa, mi corcho, la puerta de mi habitacion :)

eres un idoloo.
gracias po escribir como no lo hace nadiee,

Anónimo dijo...

Estoy total y locamente enamorada de tus letras... te visito cada dia. Te leo y te releo porque las sensaciones que me invaden con cada una de tus frases son irrepetibles. He recorrido muchas páginas, libros y poesías pero nada se le puede comparar a esto que tú (me) haces: abrirme un poco más el alma con cada línea.

Me encantaría conocerte. Me dio mucha rabia no poder ir a la feria del libro a visitar tu caseta... supongo que otra vez será.

No dejes nunca de escribir. Eres una pequeña adicción que tengo en esta vida, incluso me atrevo a decir que considero a la mujer a la que le dedicas tus textos, una pequeña metáfora de lo que siento yo por tu poesía.

Un beso enorme. Julia.

PD: supongo que estarás harto de que te alagen y comprendo que no contestes a los comentarios pero me voy a permitir el lujo de creer que me vas a responder :)

sjulyaz@hotmail.com