jueves, 22 de julio de 2010

el motor de cada día de guerra

tengo el motor funcionando en algun lugar de la universidad de Alcalá de Henares,
estará con el run run de alguna canción que la saque de los libros de biología,
alguien que la vea al pasar dirá "vaya chica, con ella no pueden ir los problemas"
y es mentira, pueden ir y a veces van, pero dan un poco lo mismo si la tienes cerca,
pasada la una, intuyo, se le moja de cerveza el corazón
y saca su sonrisa excepcional y no porque sea excepción que sonría
sino porque pueda parecer cada vez como la primera,
genuina e ingenua, alejada tanto de la maldad
de la rutina
del enseñar dientes por enseñar
que a cualquiera se le suben nubes que revolotean
en el pensamiento,
se le hacen chispas de aceleración particular en las palabras,
los dedos tiemblan como conteniendose las ganas de tocar
y en la lengua el siseo es un rechinar de dientes
muy cercano a la felicidad contenida,
luego, de su maleta porta equipajes, entre los apuntes de microalgo
y la agenda donde apunta todas sus citas menos las nuestras
-faltaría más, me dice-
sacará unos macarrones helados que se calentaran con su tacto solo
-como nos pasa a todos, por otro lado-
y ella no lo sabrá, porque la gusta el ritual de hacer cola en el microondas.
en algun momento
me llamará cabreada con el mundo porque no la deja en paz,
porque está harta de examenes trabajos y prácticas
y yo me la imagino poniendo morritos como una mima pidiendo mimos,
me gustaría que mi motor entonces estuviera al alcance de mis labios,
cojerla de las manos y decirla "venga ya" con un cariñoso azote en el culo,
que dijera "jo, no me haces caso"
y yo pensando
"te tiraría en el cesped aquí mismo para decirte al oído
toda la vida no va a ser suficiente contigo
para decirla
te llevaría todo el camino en brazos
pero tienes un culo demasiado bonito y sería un desperdicio
no mirarte caminar
para decirte
costará trabajo días y algunos malos ratos, pero recuerda
que el eslogan es "prohibido venirse abajo" a menos que nos pille follando,
para decirla
hija mía estás más buena que el pan, pero que el pan rico
con nocilla y eres más bonita que un menú degustación
de lujuria y delicias,
para decirla
de rodillas y con un chaskis apuntando hacia su dedo
cánsate conmigo, mi vida, pero no de mí,
y prometo hacerte reir
y sudar
hasta que el tiempo diga la última palabra
y no por eso tenga razón
ni mucho menos vayamos a darsela".
pensando en eso, mientras ella se cabrea porque no la dejan beber la cerveza a gusto
y yo tampoco lo entiendo,
hay personas que debieran estar protegidas
por la ley de preservación y defensa del patrimonio
de belleza,
pero en este mundo de mierda
la poesía tiene que jugar al ataque
como ella hace, cada día,
con su gesto de luz al despertarse.
luego se irá
A pasitos delicados como dedicatorias,
dejará sus diminutas huellas sobre la tierra privilegiada que la vio andar
y cogerá el tren de las algo y media
y todos los que la vean
diran
"buf,
ha merecido la pena
resistir un día más"

12 comentarios:

Señorita Disparate. dijo...

Es muy muy bonito =)

Te sigo.

Violeta dijo...

hola guapo :)
qué bonito

me alegra """verte""" de esta manera..

milbesos!

Antoine Lamarck dijo...

Bravo.
he aquí una lección de como conseguir que una historia de amor no suene ni cursi ni cansina.
Muy bueno, me ha gustado mucho.
Ciao

AandL dijo...

Hace tiempo que tengo tu blog y me lo leo de vez en cuando, cuando me da la vena.
Me encanta cada entrada.
(siguiendote, :))

Anónimo dijo...

Esperada actualización, al menos desde aquí... no sabes cuantas visitas he hecho a este blog durante este mes esperando que subieras algo y rompieras con la tradición de darle unas vacaciones en Julio. Un abrazo, grande!

Lost in traslation dijo...

Fascinante.

Anónimo dijo...

yo no me canso de leerle.

será porque como ella llevo una mochila cargadita de saturación biológica, porque sé lo que es comer macarrones del día anterior recalentados en el micro y porque con frecuencia me enfado con el mundo o él se enfada conmigo...y se vuelve muy pero que muy pesado.

menos mal que tiene a una persona como tú para sacar una de esas sonrisas de las que tanto hablas...y menos mal que el resto tenemos este jodido blog para sentirnos identificados ( y cuidado!no solo con esta entrada...).Tienes la capacidad de entrar en las cabezas de la gente. mi gran enhorabuena.

paula varela dijo...

Estuve leyendo varios textos, me parecen muy buenos, muy comprometidos, muy profundos.
Un placer.

Marta. dijo...

Escandar, ¡acabo de llegar de la librería, de comprarme tu libro! Alas de mar y prosa. Solo lo he mirado por encima en el coche, pero antes de empezar a leerlo, ya tengo la sensación de que voy a quedarme con ganas de más. ¡Un besazo!

Anónimo dijo...

Me encanta!! Este texto, y todos los que escribes, me encanta como lo haces y la manera en que trasmites tanto! Te pediré un pequeño favor a gritos: ¡no dejes nunca de escribir! ;) Un saludo y mis mil felicitaciones por ese talento!

Silvia Fernández dijo...

Ojalá alguien me alegrara los días de enfado, estudio y macarrones... Al menos, como ha dicho un anónimo, con tus poemas nos das esperanza.

Bueno, no hace falta que diga que este poema también me encanta :D

Anónimo dijo...

joder, todo lo joden los laísmos (tan feos)