lunes, 30 de agosto de 2010

pequeño reproche de circunstancias y pasatiempos

no faltaré a mi cita con tu ausencia,
seré puntual como siempre que no estás
a este vacío de labios en los que posar mis grietas
secas de 15 cigarros por noche.

se me hará muy tarde cuando quiera recostarme en las medidas
no cuantificables de esta pornografía desgastada
que te tantea aun a sabiendas de que no has venido.

seré obstinadamente estricto en el ritual de no acariciarte,
y tecla a tecla
trazaré este pequeño reproche de circunstancias y pasatiempos
para imaginarte por pliegues de piel izando velas
a la vez que señalas todas las carreteras
y me guiñas un ojo.

así, quedaré conmigo mismo para la caza y captura
de la única presa que puede hacerme sentir libre:
una chica como tú a estas horas
y con tan poquita ropa...

dame un pellizco, pero no dejes de besarme

y dejame que saboree dormido, aun sin ti, mientras haces
todo eso que me haces.

soy tan de carne que sigo lanzando piedras
cada vez que se me ocurre un pecado
que regalarte.

en una hoguera de papel ropa y sábanas.

para que no haya donde esconderse
cuando juguemos a las vergüenzas.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

"seré obstinadamente estricto en el ritual de no acariciarte"

precioso trozo joder, me inspira mucho a la putísima lucha entre sentimiento y razón
gracias por escribir como siempre ;)

Silvia Fernández dijo...

"Soy tan de carne que sigo lanzando piedras cada vez que se me ocurre un pecado que regalarte"

Me encanta cómo escribes y es tan bonito que me haces llorar...