jueves, 27 de enero de 2011

este sabado, en los diablos azules, recital con garcía montero


cada uno crece con sus propias marcas de juventud. Vas pasito a pasito sin pensar muchas veces hasta donde llegarás (hasta donde llegue, hasta donde pueda llegar) y en ese camino te vas empapando de la lluvia que otros pusieron sobre el papel, aprendes a mirar según el tacto o metáforas de las personas que tienes cerca, según las cunetas y sus paisajes de tiempo en stand by.
me metí en la poesía con una antología de benedetti. en tardes de 17 años leía y cogía aire de aquel viejo bonachón al que siempre (me quedé con las ganas) quise dar un abrazo. subrayaba con lápiz sus libros en prestamo de la biblioteca pública y llenaba los apuntes de literatura de segundo de bachillerato con frases sueltas en todos sus márgenes. aprender imitando. eso lo hemos hecho todos, supongo.
al poco, en la feria del libro de palencia, en las casetas del salón, dando una vuelta una tarde -seguramente de domingo- con frontela, me paré ante un librito rojo de un tal luis garcía montero. casi 100 poemas, se titulaba. me dije: son bastantes, aunque no todos sean buenos alguno merecerá la pena. y me lo pillé. mi segundo libro de poesía.
aun conservo estos dos libros. son dificiles de encontrar porque nunca están en la estantería y mi habitación (quien la ha visto puede corroborarlo) es un completo desastre. y son de esos libros que no dejo a nadie que no viva conmigo.
benedetti y montero. esa fue mi primeriza bandera.
durante mucho tiempo (9 años me dicen las cuentas) los he utilizado para entender la amistad, para ver el mundo, conocer la historia, juzgar la justicia o intuir que el amor y la libertad van de la mano aunque otros quieran venderlo al revés.
y por supuesto, para ligar con algunas chicas que entendían
de poesía pero en otra de sus formas. distintas posturas. como aquel pacto que firmé con guille cuando le conocí: si es para un polvo vale robar un verso. y eso hecho unas cuantas veces. lo reconozco.
la suerte es un capricho que la vida no siempre te concede. visto así, solo puedo decir que soy un niño mimado: he tenido la suerte de compartir charlas, micros, noches o cervezas con los mejores poetas de hoy en día. he salido a dar un paseo por el mundo literario bien sujeto de la mano de gigantes de la literatura. he sido testigo de una generación sin nombre que todavía no sabe hasta dónde llegará, pero se les ve con fuerzas.
y he cumplido sueños. bastantes. más de los que quizá me haya merecido. quién sabe. el caso es que marcus e isa han hecho que tache otro más de la lista de cuentas pendientes conmigo mismo. este sábado, en los diablo azules, compartiré local, escenario y micro con garcía montero. imaginense la cara que pude poner cuando los jefes de casimiro me lo dijeron. las veces que no he querido pensar demasiado en ello desde entonces. el respeto que me supone escribir todo esto para anunciar un recital.
y dar las gracias.
de nuevo.
a marcus e isa, por volver a hacerlo. y otros muchos, muchisimos más, por seguir estando.
dejó el cartel aquí colgado.
para el que le pueda interesar.


11 comentarios:

Enea dijo...

Que lo disfrutes, que lo goces, una pena no ser testigo, pero en febrero me cuentas.

little blue riding hood dijo...

oh! usted no piensa hacer nada los días 10 o 11 de febrero?
para una vez que subo a Madrid me encantaría ver/oírlo...

Clementine dijo...

Disfrútalo :)
Por cierto, he estado buscando tu libro pero en todas partes está agotado. Si pudieras decirme como puedo conseguirlo... mi mesilla de noche lo pide a voces!

DrWiler dijo...

Te lo has ganado a pulso.
Asíque jódete,
hermano.

trapecista dijo...

Ahi estaré.

Abel dijo...

enhorabuena amigo,

disfrutalo como un niño, que algo de eso tenemos

Adrina dijo...

alli estaré :)

con los ojos cerrados dijo...

No conocía nada de su poesía pero el recital me está encantando =)

Silvia Fernández dijo...

Me alegro mucho por ti! Ojalá viviera más cerca de Madrid y pudiera ir a un recital tuyo...

Me pasa lo mismo que a Clementine... tu libro está agotado :( ¿Lo volverán a reeditar? ¿Se puede pedir de alguna forma?
Grcias Escandar.

Eloise Liyu dijo...

Hola Escandar,
Mi chico y yo estuvimos en el recital el sábado y nos encantó. Compramos el libro, nos lo firmaste y me lo llevé a casa. En el metro, mi momento de lectura predilecto, he ido leyendo varios de tus mariprosas y de tus mariversos, gustándome más estos segundos, salvo el último: Las mujeres de mi vida, precioso!!! Algunos de los mariversos al volverlas a leer después de escucharte, aparecían en mi mente con tu voz, fue gracioso. El primero, Trio de reinas, me encantó, me acordé de mi abuela, de que mi madre también a veces no entiende cosas pero está ahi, al frente del cañón, de la angustia, la impotencia, y el miedo al paso del tiempo.
Excepcional a 30 metros de los sueños de otros, y MAGNIFICA, línea invertebrada de costillas y huesos, genial!!! Los dos últimos llegan hondo!!!
Te seguiremos!!!

. dijo...

No sabes la pena que me entró al no poder entrar y la alegría que me dio al mismo tiempo que estuviese lleno hasta la bandera.

Me habría ENCANTADO escucharos juntos.

Un abrazo gigante, tú.
Elia