lunes, 24 de enero de 2011

hoguera de posibilidades

Uno tras otro los cigarros van cayendo
como cerezas maduras
de primavera tardía.
Se acumulan las páginas en blanco
y las alternativas
son gajos de cansancio derretido,
de historias sin primera frase,
de finales insípidos faltos de un apretón de tuercas.
En los escombros de la papelera
hay restos de rutina precocinada
y algún billete usado del metro
que no llevarán ya
nunca jamás
a nadie
a ninguna parte.
Las condolencias estallan en mi cabeza
para conmigo mismo,
la artrosis del pianista
le juega malas pasadas
y en el cielo
las nubes toman forma
de corte de mangas.
No hay misterio, ni nada tan atroz que dé miedo
por encima del día a día,
esa colección sucesiva de resacas
que escondes entre el desorden
del álbum de cromos de tu memoria.
Decir una palabra tras otra
como estos cigarros
que se van acumulando en el cenicero,
restos ambiguos de nada,
kamikazes sin arma ni valentía,
un despropósito constante en la espera
de que en la siguiente jugada
al fin o quizá de nuevo
(no seas injusto con tus estados de ánimo)
vuelvan a tocarte buenas cartas
ahora que en la baraja hay 6 ases,
los 4 de inicio
y los 2 que escondías en la manga y que ya utilizaste.
Ya no puedes hacer trampas.
Ni resignarte.
Mirar a otro lado no vale
y a ti mismo es un chiste sin gracia.
Tirar palante como los funambulistas
a mitad de camino,
aunque tiembles de vértigo
y al otro lado no haya nada esperándote
(que tampoco es así, reconócelo anda),
y solo quede ver como se hace de noche
al otro lado de la ventana
mientras enciendes
un cigarro tras otro
quien sabe
si buscándote en el humo
o incendiándote las ganas...

8 comentarios:

Sencé dijo...

Simplemente genial.. "quien sabe
si buscándote en el humo
o incendiándote las ganas..." cuantas noches habré experimentado esa sensación..

Nuria Expósito dijo...

Increible, como siempre.

.A dijo...

fumo para intentar ver su imagen en el humo..

HooK dijo...

Muchísimas gracias Tayler.
Por escribir así, por hacerme volver a creer en la poesía.
Esto es para ti. No es tan bueno como los tuyos, pero es que hace mucho que no escribo. :) Me dejaré caer aquí a menudo.

GRACIAS TAYLER

Vagas.
Con gente, con rostros y con cigarros
que se aplastan y se pierden
como humo seco en los pulmones.
Otras veces imaginas
que no hay constancia de presente,
ni certeza de futuro.
Pero piensas: todo pasa.
Y sigues caminando.
Aunque al poco, te descubres pagando
caras ilusiones que sembraste,
Y te das cuenta que este mundo
no es más que un sitio oscuro.

Y todo pasa y nada queda.
Hasta que en un día,
desnudo en medio de la nada,
un rayo de luz despunta al alba.
Es entonces cuando, solo,
rodeado de vacío,
vuelven a pintarse el horizonte
y la mañana…

Y miras el folio en blanco,
y agradeciendo el regalo,
vuelves a coger tu vieja pluma olvidada.

tintaentrelassombras.blogspot.com

montañosa dijo...

Tus poemas hacen soñar... hacen soñar medias realidades, pero ¡tan vivas! Te leeré más, mucho más.

Sonia dijo...

(...)"-Uooh
-Es que no lo entiendes
-¡Qué si lo entiendo, pero qué no me gusta!
-No, no te gusta porque no lo entiendes. Tú en tu yupitupilandia y yo en mazmorras de árboles esqueletos..."

Sois geniales, joder.

Blogdeunadepresiva dijo...

incendiándome en las ganas...
pero yo no fumo mierda

Lady Day dijo...

¿Ves? Por cosas como estas te merecías cuarenta millones de entrevistas.
Un placer, y muchas gracias, de corazón. Nos vemos.
Un beso.