jueves, 10 de mayo de 2012

esa mierda sin velas a la deriva

Hace varias colillas
que dejé de contar los cigarros que he fumado
desde que te fuiste.
Y sigo fumando.


Es lo único que hago, se podría decir.
Antes tenía puesta música
pero me di cuenta de que ni siquiera la escuchaba.
Así que cerré el reproductor
y ahora el único ruido que hay es del ventilador del ordenata
y la calle de fondo.
Camiones de la basura. Un par de negros gritando.
Alguna persiana que se baja.
Como mis ojos.


El desorden de la habitación me entretiene.
Sobre la mesilla un par de vasos de chupito
del día que a Jorge le despidieron
y se bebió tres seguidos de whisky
exigiéndome que le acompañara.
Y cómo no.


La chocolatina esa de arroz inflado que no te terminaste
porque no te gustaba, 
un desodorante (que te has dejado),
un paquete de cleenex con un destino irremediable de semen
(porque si la única corrida que tuve con honestidad me salió por los ojos,
las únicas lágrimas que derramaré me saldrán por la polla) 
un mechero que no funciona, una lata de cerveza que uso de cenicero,
5 filtros y un librito de poesía
que me dieron en un recital en Toledo.
Solo eso en la mesilla. 
Y el flexo, claro. Lleno de polvo, por cierto.


Así me entretengo.
Voy repasando objetos como si ellos pudieran decirme algo,
como si fueran a darme un consejo o una bofetada.
Miro los posters de las paredes, el escritorio,
las estanterías con todas esas cajas apiladas encima de ellas,
el suelo lleno de vaqueros y camisetas tiradas,
de zapatos que no uso,
¿qué demonios hará un paquete de galletas abierto en el cesto
de la ropa sucia?


Y eso hago, como decía: fumando.
Con esa aspereza de a quien le cuesta afeitarse más de una vez cada dos semanas,
distante y callado como un francotirador sin objetivos.
Esperando.


Que el vacío tome forma y haga ruido como la angustia,
que chirríe un crepitar de deseos muertos en nuestros oídos,
que las migas reconozcan su moho de camino de vuelta a la desesperada.


Que los pétalos marchiteen la escarcha hasta perderse 
como un hielo en alcohol,
que el verano prohíba las minifaldas,
que no exista el brillo después de tus ojos,
que hasta la luz se pudra
y se apague de nostalgias el sol.


Que no haya nada más
allá de la puerta cerrada de la habitación,
que se llenen de frío la cama, el whisky,
los cigarros,
que la carcoma termine con el delirio alcohólico de las esperanzas,
que se rompan las ventanas o que los pájaros se mueran sin ti.


Que la orina desborde sumideros como el cansancio
y nos crezcan los insectos como dudas en la piel,
y nos muramos de sed, como las resacas
o el desierto.


Esperando, decía.
Que pase algo, joder.
Y que el tiempo no pase como si no pasara nada
cuando sí lo hace: pasa.


Como ayer, cuando todo iba bien…

19 comentarios:

Claire Sawyer dijo...

La espera a veces es lo más desesperado que podemos tener. Sal ahi fuera, joder, y demuestrale a Madrid, Palencia, y todos los lugares en que eres increiblemente bien recibido lo mucho que tienes de genio y lo poco de carcoma. Aunque en la habitación sigan las camisetas tiradas y el paquete de galletas en el cesto de la ropa sucia, no dejes que todo eso, ni la ausencia, pueda contigo, ni con tus mejillas sin afeitar. Y no es un consejo, ni una orden obviamente. Es una petición.
Un abrazo grande

Cobacho dijo...

A veces me da por pensar que no es buena idea ser inventor en este mundo en el que todo está inventado, que no queda nada nuevo por sacar.
Luego te leo, y pienso que soy gilipollas.

Increíble.

Anónimo dijo...

De nuevo genial... Como no!
La espera es muy jodida, pero jodida de verdad, y a veces es cierto que el sol se apaga de nostalgias, pero oye, siempre puedes acercarte a tu mesilla, limpiarle el polvo al flexo y volver a iluminarlo todo, aunque solo sea un poco.
Enhorabuena de nuevo y mucho animo.

Néboa dijo...

No sé como lo haces...
A veces tendría que darte las gracias más que halagarte.

Tortuga dijo...

Sabes? Me he acordado de un poema de Auden al leerte...
No sé por qué....
Y se me ha puesto un nudo en la tripa...

Anónimo dijo...

Si es que a veces uno tiene que elegir entre el papel de ladron justificado o el de inocente sin justificar , y mientras me decido leo tu blog y sonrio.

Anónimo dijo...

"un paquete de cleenex con un destino irremediable de semen"

A veces eres tan bueno que sólo seme ocurre recomendarte el concierto nº1 de Saint-Säens para violin y esperar que mientras tanto no lo superes, GRACIAS! y un abrazo, algunos de los que te leen también son de Toledo, como la orden de Lorca, Dalí y Buñuel gracias por inmortalizarnos...

.A dijo...

cualquier tiempo pasado fue mejor

Hueva López dijo...

Joder, no esperes. Sal a la calle y demuestra lo bueno que eres.
Por cierto, gracias una vez más por regalarnos un poquito de tu arte.

Lolo dijo...

jajajja ese mítico flexo del lidel
Anímate coño, que ahora hace buen tiempo!
...que los que esperan no cuenten las horas, rezaba Sabina.

Karen dijo...

Me emocionas. Menuda perfección.
Dicen que los tristes son los únicos que escriben como merece la pena leer... No sé si desearte felicidad o pedirte que escribas más a menudo.
Saludos.

Lux dijo...

http://habitacion503.blogspot.com.es/2012/03/estas-preciosa.html
te lo dejo caer por aqui

Eva R. Picazo dijo...

tiene suerte de tenerte, y lo sabe.

Beso

Cooper dijo...

Ahora es una habitación la que te atormenta, luego será la colonia de una desconocida que pasa a tres centímetros de distancia, luego unas palabras inocentes pronunciadas por algún colega de cerveceo pero que sólo adquieren un significado especial en tu cabeza, luego un vistazo sin más pretensiones a un calendario, luego una canción, una película, un viaje, un lugar lleno de besos...

La página seguirá estando dentro del libro. Cada persona es un mundo, y no todo el mundo necesita el mismo tiempo para gestionar ese repentino exceso de tiempo antes de lanzarse a escribir la siguiente.

Ánimo.

Noviembre. dijo...

(porque si la única corrida que tuve con honestidad me salió por los ojos,
las únicas lágrimas que derramaré me saldrán por la polla)


Dime cómo haces para que algo tan sucio se haga poesía, cómo haces para que lo más pervertido haga que se me forme un nudo en la garganta. Dime cómo. Moriría de amor por ti, si no muriese ya por otra persona. Lo juro.

Anahata dijo...

¿En serio os gusta esto? Joder.

Esto no es poesía, ni siquiera literatura: es el diario desordenado de un plañidero adolescente que le da al Enter cada tres respiraciones.

Ritmo, señores: he ahí la clave. "De la musique avant toute chose", que dijo Verlaine.

Anónimo dijo...

Anahata no sabes lo rídiculo que resultas viniendo a casa del herrero a pontificar, con frases de hace 200 años totalmente desfasadas con el momento actual, sólo porque idealizas a un tipo llamado Verlaine porque tiene el nombre muy grande y te han dicho que eso es lo bueno.

Lo que hace no este tío no es perfecto, pero no tienes ni puta idea de lo difícil qué es ser una décima parte de lo sincero que es consigo mismo y plasmarlo en el papel, te desacreditas tú mismo, no puedes ir a un sitio serio con una crítica salida de la boca de Risto Mejide.

Vuelve al XIX, con tu amado Verlaine o quédate con él en su adorable Cementerio Marino el libro de éxtasis para Monjas recomendado por Clismón, pero no vengas a joder a la gente por lo que les gusta o les deje de gustar,
¿qué te crees el dueño y vigilante del buen gusto?

Menudos payasos hay que soportar en vida, ánimo con el blog qué es cojonudo.

Anónimo dijo...

Creo que jamás podré cansarme de leer esto.

Anónimo dijo...

Cada día paso por una calle que tiene en el suelo :
"que se rompan las ventanas o que los pájaros se mueran sin ti"

Me ha gustado tanto que al final he acabado poniendolo en google para saber de quien era y ha salido tu blog, ¿¿lo has escrito tú??

Lus*