martes, 7 de agosto de 2012

magicaedro

(me apetecía ponerla por aquí)


Alguna vez te hablé de la magia, creo.
nos pusimos a jugar con los verbos, y dijimos que jugar era el verbo
más bonito,
y quisimos inventar crucigramófonos y aunque no nos pusimos de acuerdo
con las palabras
sí lo hicimos con la música, y así fuimos un poco de electricidad
antiestática y otro poco sustancia natural aleatoria,
el caso es que nos movíamos mucho y alguien dijo que ya no podríamos parar
y todos estuvimos de acuerdo porque nos encantaba reírnos de esa forma,
como con vicio,
entonces él sacó un lapicero y lo usó de varita mágica,
y ella sacó un sombrero
y él un beso de la chistera y todos dijimos oh!! a la vez,
ella se puso de puntillas para hacer un invento con las acrobacias
y a todos nos salpicó la saliva
y sabía dulce, "más dulde que el alba
y más suave que la luna"
hicimos partituras con todo eso que luego cantamos en voz baja
pero fingíamos que estábamos gritando
e incluso hubo quien se tapó los oídos,
era muy divertido,
y nos juntamos para hacer un corro pero no fuimos capaces de ponernos
de acuerdo
porque los de la izquierda querían estar derechos y los de la derecha torcidos
y no hubo manera
(ni modo güey!!!)
así que decidimos inventarnos una figura para nosotros solos:
un magicaedro
que nos indefiniera
y esa noche, creo que una vez te hablé de la magia, sí,
todos soñamos con relámpagos
que bailaban
entre nuestras piernas. 

4 comentarios:

Ire dijo...

Que bonito escandar :)

Ella dijo...

Me he quedado con el mismo (precioso) sabor de boca, que cuando leí aquel Camarera de las estrellas que nos regalaste por aquí hace tanto tiempo.
Gracias, artista ;)

Yomisma dijo...

"hicimos partituras con todo eso que luego cantamos en voz baja
pero fingíamos que estábamos gritando
e incluso hubo quien se tapó los oídos"

me ha encantao!! :))

evarpicazo dijo...

Mágico tú