lunes, 9 de junio de 2014

¿Cuántos delitos cometerías si pudieras olvidarlos después?

No es de miedos a castigos ajenos de lo que viven mis culpas.

Sigo dando de comer a mis monstruos.
Y ellos siguen teniendo sed.

Un día romperé los espejos y me clavaré todos sus cristales.

Es cuestión de tiempo.
Y de sangre.

Bebed. 

13 comentarios:

B dijo...

el sabor de la sangre está sobrevalorado.

Anónimo dijo...

No me canso de leer te Escandar,todos los días de mi vida.Pero tú tampoco te alejes..de nosotros.
Que esta vida nos separa,o no-se-para?
Muchos besos,y pa'lante :)

Anónimo dijo...

Nota:que vamoS. acompañados. joder. trato. sin trucos. cabrón. nos cuidamos. ojitos abiertos.
LadyPeace*

N* dijo...

Alimentamos nuestros monstruos porque la idea de que desaparezcan nos da más miedo aún.

Eres un genio.
=)

Anónimo dijo...

Nunca he peleado en guerras ajenas, pero defenderé a muerte la dignidad.
Y la cabeza que la agachen otros. Estamos?
Ánimo Escandar.

Stephanye Serrano dijo...

Yo tengo una urgencia desmedida por tús palabras... Quién se responsabiliza de éste efecto?

Anónimo dijo...

ojala tener un corazon tan duro como la cabeza. pero...

Anónimo dijo...

Debe ser que el karma existe, o que eres un visionario.
En cualquier caso... me lavo las manos.
Again.
;)

Anónimo dijo...

confía Escandar, confía

Anónimo dijo...

Ese poema me recuerda a una canción de Love of Lesbian que se llama Un día en el parque. Todos necesitamos en algún momento de nuestra vida esa persona capaz de decirnos: "Yo mataré monstruos por ti, solo tienes que avisar" Como dice la canción.

Aide Medina dijo...

Nunca se ha sabido que los monstruos se puedan saciar... Me he topado con tu blog y tus escritos me atraparon, ya te sigo. Soy relativamente nueva en esto, espero te pases por el mío, saludos.

http://thesweetsailor.blogspot.mx/

Vincent dijo...

"no es la castidad lo que hace castas a las mujeres ni la valentía lo que hace valientes a los hombres", como ya dijo un francés, muerto. el mundo que nos rodea a veces nos da formas que nos desagradan.

Al-taïr dijo...

Una vez Ed. me dijo que me volví oscura.
Me re.cuerda a mí en la espiral.

Tayler, rompiendo un espejo sólo se consiguen más espejos, así no se puede escapar.

Un beso!