miércoles, 1 de julio de 2015

entiendo que en ti, ando


Hay cuando olfateas entre sombras una migaja de luz
imaginando quemaduras
y hay hoys vulgares como esta soledad elegida
a la que maltratas imaginando que maduras.

Desde que miro al mundo desde un balcón de un quinto piso
he dejado de hablar de suicidios.

Ya no me caigo en pozos de tristeza tibia a la segunda cerveza,
ni pido auxilio en bandejas de plata,
ni exijo el cobro revertido de sentimientos al borde del abismo.

Claro que hay noches llenas de ausencia en donde echas de menos
con sed y miseria,
hay noches que podrían resumirse en un grito que no te suelta,
un abrazo que no das,    
un beso que te tragas en palabras amargas contra ti mismo.

(pero hay noches hermosas como perros sin correa)

Claro que hay días malos en los que sonreír
pareciera atentar contra mis principios
un acto de indignidad autoimpuesta
una mentira tan real que solo le falta una corona
para sentirme muerto.

(pero hay días bonitos como pies en la hierba)

Claro que hay veces que la voz se me hace pedazos
y de tanto toser en lugar de llorar termino
vomitando
vasos rotos con sangre ajena donde aprendiste a bailar descalzo
y bailes que parecen una condena como un ahorcado que se mece.

(pero hay vicios tan llenos de fuerza como quererte)

Hay cuando el mundo es afuera con sus heridas de guerra
y su olor a metralla
y hay ahís que se marchan como tu sonrisa
de después de correrte.

Vuelve.
No soy tan fuerte: te echo de menos.

Y le pongo esta ilusión a cada día a día
obviando todos los no puedo
apuesto por la caricia en cada detalle
por la belleza en cada gesto.

Y claro que a veces me quedo sin fuerzas
como niño después del juego
me quedo sin ganas como una mañana de burocracia y mierda
me duelo hasta dormirme aferrado a una bala
y no sé si es odio
o solo
tristeza acumulada

pero

luego te imagino riendo y se me pasa.

Ese es mi truco.

Esa es tu magia.


--------------------------------------------
El privilegio es compartir camino, paisajes, pitis, cervezas. El fuego incombustible son versos de los que queman como una caricia. Un soplido de vida es su aliento de trinchera a medias, de abrazo en poesía. Son dos monstruos del escenario, y yo voy a estar con ellos, bailando. Con mi hermano pequeño Carlos Salem, presentando su "el amor es el crimen perfecto". Y con mi cómplice Diego Ojeda y su "siempre donde quieras" trasteándonos los acordes y desacuerdos. Y como todavía no sé cómo conjugar sin un femenino la palabra fuerza, María Glizt se encargará de que no me quede sin batería cuando pongamos las reglas del juego sobre la mesa. A ver qué tal nos queda. Sólo digo una cosa, ella no hace, ella es: música. Es gratis. Podéis gastaros el dinero en libros y/o cerveza. Veniros, es una fiesta, y queremos emborracharnos con ustedes, con vos, contigo. abrazos.


8 comentarios:

María Isabel GS dijo...

Joder, Escandar. Joder.

Hacía tiempo que no me pasaba por aquí por tu blog, pero sigo anclada a tus libros.
Amando y doliéndome, como quien imagina una lluvia que no cae en una habitación sin ventanas
pero recuerda la mezcla de olores de la última tormenta, del último polvo y la voz de la última mentira.


Un abrazo.

440 dijo...

Por cosas así me paso horas encerrada en tu blog, solo puedo darte las gracias.
Esa es tu magia Escandar.

440 dijo...

Por cosas así me paso horas encerrada en tu blog, solo puedo darte las gracias.
Esa es tu magia Escandar.

KaroRuiz dijo...

' una mentira tan real que solo le falta una corona
para sentirme muerto. '

que bueno esta eso..
Todo..pero mas eso.

Y bueno 3.30am...Yo aqui, que mas podra decir?

Breh Her El ॐ dijo...

Para mi sería un honor sumergirnos juntos algún día entre letras, sentimientos enjaulados y botellas de whisky o un poco de hierba.
Que te admiro y a tu trabajo.

Un abrazo.

-la eterna enamorada. dijo...

Te conocí por diego... y nada, quiero seguirte hasta donde llegues

caminante dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Rita Turza dijo...

La vida son unir puntos y emociones y sin querer he llegado hasta tu blog. Casualidad? No creo Puntos suspensivos.... esos puntos me ha llevado aquí.
Como mi libro Punto y Seguido y la magia que sentí en ese maravilloso lugar de poesía de Malasaña.

Quiero volver. Es como volver a casa.

Gracias.

Un fuerte abrazo poeta.