miércoles, 4 de mayo de 2016

¿Cuándo la belleza será un lastre que cargar en tu asfalto?

si solo hay hormigón en tu deseo
si todo es matiz de por si acaso y apena revisas
el  pecho como combustión

si solo abarrotas el cansancio para hacerte cama
y paliar el paisaje de imprudencias
si solo articulas la lágrima sin página de sucesos
ni necesidad de asesinato
el gris posado de mirada
y tu amor de paraguas con la lluvia
mientras no te quema el arte
ni te seducen las dudas
ni reclamas el exceso como opción
de este garaje de días sin recambio

en tu rueda gira el disparo
pero no hay valentía tan solo trabajo
y buenos días, soy tu hambre de mañanas
y te traigo el pan para hoy
da las gracias al despertador
por no llegar tarde ante quien te mande

¿cuándo la tristeza dejará de doler
para    simplemente
envejecerme? 

6 comentarios:

Irene X dijo...

Nunca, pero yo estaré cerca.

Marap Param dijo...

Demasiado incluso para comentar algo razonable. Encantadísimo de haberte conocido a través de un pequeño filósofo.
Alucinantes tu poesía y tú.

Marap Param dijo...

Demasiado incluso para comentar algo razonable. Encantadísimo de haberte conocido a través de un pequeño filósofo.
Alucinantes tu poesía y tú.

Lucía García Pérez dijo...

Hoy se me ha hecho pedacitos el corazón, enterándome de que vienes el jueves durante las clases, (concretamente durante un examen) a Valladolid

Lucía García Pérez dijo...

Hoy se me ha hecho pedacitos el corazón, enterándome de que vienes el jueves durante las clases, (concretamente durante un examen) a Valladolid

Miss Poessía dijo...

Hola, Escandar.
Llevo bastante tiempo leyendo este blog, caí aquí por casualidad el día en el que leí uno de los poemas más bonitos que he visto en mi vida, de esos que están escritos para que cualquiera que lo lea se emocione y se sienta protagonista de las palabras que aparecen en él reflejadas. O, por lo menos, eso fue lo que me pasó a mí. Estoy hablando de «Co-razones». No sé por qué motivo, pero siempre pensé que el poema era de Salem. No fue hasta leer «Alas de mar y prosa» que me enteré de que esa maravillosa unión de versos te pertenece a ti. Claro que es mío, pensarás...

Pues la verdad es que soy tan espesa que he estado leyendo este sitio con fascinación durante meses, sin atreverme a comentar, y vengo a darme cuenta tras leer dos libros tuyos («Alas de mar y prosa» y «Un invierno sin sol») que eres el autor. Por lo que escribiste de Tayler Durden y todo lo demás, fui atando cabos y me sorprendió haberte estado leyendo en este blog antes de leerte en los libros.

En fin, no sé si me estoy explicando, solamente quería decirte que me alegro mucho de haber encontrado este rinconcito. Y que gracias. Por hacerme sentir tanto, reflexionar, pasar tardes enteras apartando las sílabas del dolor y del recuerdo gracias a tus poemas. Ojalá te escuche alguna vez en uno de tus recitales cuando vaya a Madrid...

Besos,
Miss Poessía.

(misspoessia.wordpress.com)