lunes, 18 de abril de 2016

Envasados a un vacío de cimas inmensas
como rutinas en soledad
impuestos y robados
obligados al no ser
convencidos del no preguntar
sumisos de querer abarcar una nada doméstica.

(Si todo es casual y tiene un por qué
entonces la culpa es nuestra.)

Marcados por un mercado de vanidades
aceptamos la careta y el cansancio
mientras compramos la seda en el estraperlo
barato de crecer pisando
un olvido de heridas
una herida de olvidos

(Nosotros, los heridos.
Nosotros, los olvidados.)

----------------------------------
La inmensidad de sentirse minúsculo junto a dos poetas tan tan grandes.


3 comentarios:

Elito dijo...

Vale. Pero cuándo en Sevilla. Cuándo.

Julia Gonzalez Perez dijo...

ME ha encantado esa referencia a las personas que lo están pasando mal porque seguro que están con tratamiento de insomnio los pobres... Un saludo Tayler

Mercedes Beatriz Gonzalez dijo...

Me encantó,no lo conocía!!