lunes, 30 de junio de 2008

susceptible de imperfectos

en estos días de nadie la rutina sabe a multitud, la distancia es un deseo,
y no hay remite que valga cuando la correspondecia se llena de notas de suicidio propias.

inventadas, claro, a través de ese cuento que tanto me esforcé en imaginar, dibujando cicatrices sobre un personaje,
manchandole los zapatos:
poniedole un amargo de saliva en cada frase algunos errores saben mejor que muchos aciertos.

aprendí a copiar la firma de todos mis maestros para firmarme mis propios justificantes.
luego lo disfracé de ego, le puse derrotas, torcí el gesto entre palabras
y lloré unos pocos desgarros con los que poder jugar a las medallas.

tiemblo en amagos de honestidad y casi casi resuelvo mis propios interrogantes sin dar ese paso más
que me habría hecho besar la lona.

las distancias cortas se me hacen largas ahora que leo en mi alma algunas lineas de otros.
todo es un susceptible de imperfectos que empiezan con un podría ser
y acaban con un NO tan inmenso como un nido de excusas y causas.

tuve miedo del insonmio y traté de imitar algunos sueños, cuentos de babas
que cogía con alambres para llevar la sonrisa por bandera cada mañana.

puedo decir, sin tener que bajar la mirada, que aquellas pesadillas fueron mis clavos ardiendo,
y tan fuerte me aferré que aun conservo algunos callos de imitacion en la mano,
rasgos marcados en los ojos
y un estilo de desparpajo que he tratado de adaptar a todos los miedos que me corroen.

así, remarco en cada casilla el número de cada dado,
cada vez que puedo me hago trampas
y vigilo mis simulacros para cuando venga época de precipicios.

a veces asiento sin mirarte a la cara, sumergido en este mundo de barros y barrenderos
donde fingir es la única opcion posible,
donde vivir suele dejarse para otra cita.

pero es que no sé si estos huecos que le salen a los días
son rellenables de aliento
o necesarios para coger aire,
en el fondo lo que pasa es que no entiendo gran cosa
y le busco la lógica en lugar de buscarle la poesía.

lo decías con la calle vacía de fondo: "el mundo está loco,
pero tiene sus momentos..."

y yo te miraba
y tu sonreías.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

He llegado a este blog de casualidad. ¿Puedo hacer una pregunta? ¿Eres de Palencia? ¿En que año nacistes? Un saludo

Anónimo dijo...

de palencia del 84. y vos?

Alfōnso dijo...

Palentino Durden, bravo. magistral despliegue de sentideas, sabinizando a sabina, y el más susceptible de imperfecto Romanticismo del mundo, y a la vez e mas envidiable.
una vez mas, te quito el sombrero ante lo que leo.
el mio me lo dejo puesto, que voy a seguir leyendo, y el sol me molesta. esta noche, está muy puñetero.

Jorge dijo...

Buenas!

Hace un tiempo que te leo y casi he revisado el Blog entero jeje.Me quedo con `Contrarios´ y con la frase: "de Calamaro aprendí que por brutal,la honestidad no es una elección". ¡Muy bueno!;)

Pues nada,decirte que si quieres pasarte,acabo de abrir un Blog y puedes ver mi poco arte en verso xD.

Saludos!

silvi orión dijo...

http://www.youtube.com/watch?v=m-4ExEuL2zY