jueves, 15 de enero de 2009

las reglas del juego

de qué van ahora las reglas, dime de qué van ahora que el acertijo de papel
se ha quemado en la vanidad de las lágrimas, y los pescadores de la calle amanecen encallados
a través del despertador de hielo,
con el sonido crujiente de sus barcas haciendo choc choc contra las aceras,
dime de qué van las reglas ahora que hasta los niños de las pateras coquetean con las trampas
y el ansiado cisne de las oportunidades muestra sus plumas doloridas,
sus crías muertas, su insultante apariencia de tristeza asumida.

De que van las reglas ahora que tienes las manos atadas y no te atreves a gritar por miedo
a perder la lengua, el juicio, todo lo que te ata a una vida de mierda y normalidad,
de que irán, después de todo, nuestras piernas tan cansadas de uno mismo,
tan asustadizamente aletargadas y lentas, tan desesperadamente vacías de objetivos,
a dónde pensabas llegar con tanto peso en la mirada? dime, tú que sabes bailar en los atajos de la medianoche,
que te disfrazas de fuego a la entrada de la ciudad de las farolas,
dime dónde encendiste el candil y con qué ojos pudiste mantenerte despierto,
por qué no saliste corriendo como todos, señalando a la historia como todos,

salvando el culo como todos,

por qué a ti no se te cayó la cara de vergüenza, ni los brazos de huida,
y por qué pudiste mirar el mar tranquilo si al final de la noche
habías bebido lo mismo que el resto, qué es lo que te salvó, dime,
de qué van ahora las reglas pidiendonos una parte desproporcional de privilegios,
mirandonos la espalda tan descaradamente, tan injustamente, de qué irán y
dime si te vas a volver a arrodillar
como dijiste que nunca harías, si vas a firmar todos los papeles que te echen
y vas a regocijarte en el terreno pantanoso de las justificaciones, cuentame qué harás
con el barro y el papel albal y las pesadillas, qué harás con los hemisferios opuestos de los tragaluces
de aquella buhardilla privada que decías proteger en tu cabeza,

de qué irán las reglas y qué nos podrán cambiar antes de darnos por muertos,
antes de gritar que han ganado, antes de salir con su desfile de orgullo sobre nuestras cenizas,
cómo podremos olvidar lo cerca que estuvimos de algo, cómo podremos volver a dormir tranquilos,
cómo haremos para que no se nos caiga la cara de vergënza
y los brazos de huida, dime, tú que te apuestas a la ruleta los billetes de tus hijos, dime qué haras
y cómo para no llorar por las esquinas, para volver a sonreir, para sentirte a salvo cada noche, en qué disfraz,
en qué excusa, en qué papel protagonista imaginario nos piensas meter a todos
para salvarnos de la catátrofe de que vengan las reglas y nos obliguen a mirarnos a nosotros mismos,
dime qué haras con el reflejo más allá del ángulo de incidencia, en donde te retractarás, en qué portada de qué diario
venderás tu alma al diablo por un módico precio
y te regocijarás de ello, lo publicitarás, tratarás de que todos te imitemos,

de qué irán las reglas ahora que todo tiembla a tu paso, dime, no será que acaso tu también te mueres de miedo,
no será que tú tampoco eres capaz de, que no llegas a, que no puedes con,
que ni siquiera te acercas a la mitad de lo que un día finjiste, dime,

de qué iran las reglas el día que se presenten en tu puerta con el contrato en las manos, qué harás entonces,
a quién señalarás cuando solo te quedes tú mismo, a quién gritarás cuando solo queden tus oídos,
de qué manera te arrodillarás: besarás el suelo dando las gracias por seguir vivo
o cerrarás los ojos para no ver en lo qué te has convertido, dime,
de que van las reglas ahora que vienen a jugarse el tipo por joderte bien, qué piensas hacer?
otra vez huirás entre la maleza y el fango o por una vez
te darás media vuelta y te dirás qué pasa!!

de qué irán las reglas ahora con su monserga de causa y justicia, qué querrán de nosotros ahora,
de nosotros, ahora,
que pensábamos que estabamos tan por encima de todo eso, de qué irán
y sobre todo
qué nos van a exigir a cambio?

7 comentarios:

Batania dijo...

Buff, Escandar, te has salido.

Magnífico.

Abrazos.

saraitxu dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anónimo dijo...

Creo que acabo de descubrir a alguien impresionante.
Sin palabras.
Y todo comenzó por algo llamando "Co-razones".
Gracias.

Abel dijo...

No hace mucho le escuché decir a alguien, que todos, absolutamente todos necesitamos comer y echar mierda, que todos somos humanos...
Quizás alguien no se de cuenta... por ahora

Saludos axabriegos

Dani dijo...

heY Escandar!!

Feliz año nuevo, etc. Estoy en epoca de luchar contra ser un malqueda, y es bien chungo. Fue una putada no verte en Madrid. A ver en verano. Gracias por tu mail. Miles de gracias. Y muchas mas gracias por este pedazo de grito pro-vocacion.

ada dijo...

Qué bárbaro el texto...me ha dejado impresionada...buenísimo, me ha encantado...igual que lo que leíste ayer en el Buk. Un placer escucharte y seguirte la pista por este blog :)

Bxuss!

Princesa Caraboo dijo...

Esto es jodidamente bueno... Hay un ensayo de José Luis Pardo que se llama como tu poema, y va de algo parecido, quizá te gustaría, es largo, pero fácil de leer. Un beso.