jueves, 15 de enero de 2009

un lugar por encima del nivel de la tierra

aqui las luces brillan en el suelo cada vez que llueve
y parecen estrellas a punto de brotar, los tacones de las chicas de 20
buscan su respuesta a la noche en los charcos
y las medias se rompen apuntando a un abismo improbable de lencería,
hay algunos borrachos que se sujetan como mal saben en un semáforo
que no termina de ponerse en verde
y el neón se confunde con las luciernagas,
las farolas con árboles,
las luces de los comercios cerrados siguen brillando en la lluvia y el suelo,
las sirenas van y vienen con su estrépitoso canto de jazz,
con los motores rugiendo carreteras sudadas
y una manada de claxofones desplazándose lentamente entre los silbidos
de los susurros de las putas.

aquí las paredes siguen despellajándose las pintadas y es ese sabor añejo
el que sale en las fotografías,
es esa inmisericorde sensación de tiempo la que saca lustros a las arrugas de los viejos vagabundos de debajo de los cartones,
mientras sigue la hilera de coches con ventanas tintadas
rezumando su envidioso olor a sexo en los billetes de 50 y 100.

me preguntas ¿qué ves? y te digo que aquí es el único lugar posible
para el podría ser del que todos hablan, con esas bocas abiertas,
desesperadas en la búsqueda de un grito, solo uno,
un puto grito en mitad de la noche de los aspavientos,
con todos esos monstruos saliendo de los armarios de la razón
para producir nuestros sueños,
nuestras pesadillas.

aquí es, donde el alcohol es sed y vergüenza, donde la gente que no piensa en nada
flota hasta la mínima reminiscencia de la costumbre,
donde el baile es atronador y las bailarinas tintinean electricidad con el movimiento imposible de unas caderas
que gritan revolución más alto que la sangre derramada del che sobre las converse de un punki de 15 años,
aquí, donde los músculos se comprimen hasta la arteria y sientes corrientes de tinta roja corriendo a través de ti,
pidiendo una guerra a muerte contra la vida,
sin simulacros, sin redes, sin paracaídas:
donde solo la altura de tus actos te separa los pies de la tierra.

No hay comentarios: