miércoles, 9 de junio de 2010

donde están las respuestas

No quiero sonar prohibido
aunque solo hable de amor,
ni cansado de algo, ni aburrido de moneda,
no quiero aprender palabras como en cuadernos de ortografía
ni mirar letras por su entonación o declive,
el mundo de mármol que piso no es tan frío si tras mis pasos
oigo un crujir de madera,
una risa de niño,
una raíz que besa la tierra a la espera de salpicar frutos,
de suavizar asperezas aunque sea comprando un paisaje de metro
a las tu y yo de la mañana,
dos de nosotros,
un año como cualquier otro
pero no como otro cualquiera
y aun así quizá más hermoso.

No quiero soñar perdido
aunque solo el café duela,
aunque en las paredes crezcan siluetas y gritos
y el tumulto ya no se vea como esa bandera que iba a arrastrarnos
con las mareas
a un mundo tan desconocido
que solo podía ser bueno
y bonito
pero jamás barato,
aunque en las plazas los únicos cantos de sirena
sean de neón azul
y las ventanas se cierren porque prohibieron la música
con la excusa del ruido,
no quiero mirar al suelo y fingir que así
no miro a otro lado,
no quiero estar dispuesto a poner cepos
y no llamarlos por su nombre de trampa,
por su olvido de mierda,
por su logro de nada.

Solo hablo de amor para no estar tan podrido
por dentro
como esa caja de música
que era un nido de grillos
enjaulados.

Miro.

Y Todos seguimos con el puño cerrado,
sí,
y con las manos en los bolsillos.

Preguntándonos.



(este poema, junto a un intento de artículo de opinión -porque llamarlo ensayo sería un insulto pretencionista- están en el nuevo numero de la revista digital groenlandia (http://www.revistagroenlandia.com/main.htm) que Ana Patricia Moya se curra con to el cariño del mundo cada 3 o 4 meses, vaya , no lo sé exactamente, pero ella es puntual con su revista, ojalá fueran todos iguales, eh?. pues eso, que decidió contar conmigo y desde aquí, aunque sea entre paréntesis, se lo agradezco)

4 comentarios:

Ximety dijo...

"el mundo de mármol que piso no es tan frío si tras mis pasos
oigo un crujir de madera,
una risa de niño,
una raíz que besa la tierra a la espera de salpicar frutos,
de suavizar asperezas aunque sea comprando un paisaje de metro
a las tu y yo de la mañana,
dos de nosotros,
un año como cualquier otro
pero no como otro cualquiera
y aun así quizá más hermoso."

me encanta, voy a echarle un vistazo a la revista

Violeta dijo...

"Solo hablo de amor para no estar tan podrido
por dentro
como esa caja de música
que era un nido de grillos
enjaulados."

ahí me has pillao, qué te voy a contar.

Besos, sombrerero bello ;)

Mur dijo...

He leído tu comentario en mi blog y he de decirte que siento haber sido tan descarado, jeje.

La verdad es que me has servido de inspiracion en muchos momentos, gracias, y he leido casi todas tus entradas, que por lo general me parecen todas excepcionales, sigue así. ;)

Ximety dijo...

completamente de acuerdo en lo que dijiste de.. "está muerto"
lo han dejado bien.. para quién?
nunca había perdido a alguien tan cercano y la verdad duele, pero sobre todo maduras
y cuando meten esa caja dentro de la otra caja de piedra y lo tapan para siempre... es una sensación extraña que ningún lo han dejado bien o cualquier otra frase para animar puede quitar
pero en fín, la vida pasa y con ella la muerte suelo decir

y gracias por tu comentario, todo un honor :)