jueves, 20 de septiembre de 2012

¿tienes fuego?


He dejado de buscar un mundo
y ya solo me busco a mí.
Qué difícil es decirlo en voz alta
y no confundir
un pestañeo con cerrar los ojos.

Respirar la neblina y el griterío,
abrirte al gentío de cánticos
con todo su ruido de arcadas
e infelicidades,

y pedir una sonrisa
como quien pide fuego.

Los perros que olfatean la humanidad
en sus basuras
han dejado de ladrar y de mover sus rabos
desde que el mundo les mira con sus ojos de correas y pinchos.

Desde que muerden a las cosas por su nombre.

Me siento como un buscador que ha tirado su tesoro
solo
para poder seguir buscándolo.

Aquello de que lo peor de los sueños
es cuando se cumplen es algo que intuyes desde el primer soplido.

Luego pasa la resaca
y te quedas mirando la arena
que te queda en los bolsillos

mientras buscas un mar abierto,

en esta ciudad,

a estas horas,

en este puto momento…

10 comentarios:

Anónimo dijo...

simplemente... GRANDE! :)

saudade dijo...

Qué final más.

Acb093 dijo...

y pedir una sonrisa
como quien pide fuego.

Sin duda lo mejor.
Un beso Escandar.

Elito dijo...

Nunca me voy a cansar de decirte lo grande, jodidamente grande, que eres. Te me llevas con cada frase, de verdad

Anónimo dijo...

Me estoy cansando de llamarte "grande"... ENORME, GIGANTÉRRIMO.

Me encantas.

Sandrita dijo...

gracias escandar, siempre

Pilar dijo...

Idem.

Nataliamoso dijo...

Parfait

Anónimo dijo...

Te leo frecuentemente y te hago un poco mío, me duelen tus tristezas, y me alegro cuando te enamoras como un tonto. No es del todo cierto... Supongo... pero es así. en el fondo todos estamos muy solos, creo, quizá no.
Hoy lei tu escrito, y pensé: Guarda el látigo,no tienes pinta de ser muy malo...

T dijo...

Me dijiste tu nombre un día antes de esta entrada. Y ahora te he encontrado por casualidad. Un placer, otra vez.