martes, 2 de julio de 2013

una espalda por cada cuchillo afilado

Mis alas blancas de cocaína desplegadas sobre la tapa del WC.
¿dónde la mierda y dónde el paraíso?
Huir hacia delante sin mirar atrás.
Hay que correr más que ellos.
He visto ángeles de la guarda afilando sus cuchillos.
Riéndose a nuestras espaldas.

No sé quién me explicó una vez que era imposible asfixiarse a uno mismo. Que el cuerpo tiene sus mecanismos de defensa propia, y por mucho que aprietes tu propio cuello o te esfuerces en no respirar, terminarás haciéndolo por simple instinto de supervivencia. Y yo me pregunto: ¿hasta dónde aguantan las alarmas sin saltar? ¿en qué momento el cuerpo se da cuenta de que al cerebro se le ha ido la pinza y hay que tomar las riendas antes de que sea demasiado tarde?
¿Cuándo es demasiado tarde?

Un día él volvió. Había vivido del prueba-error todo ese tiempo. Llevaba los zapatos rotos en la mano. Estaba sucio, desgastado. Viejo. Fumaba un cigarro sin prisas, y repasaba los edificios sin gracia, las aceras serias, los transeúntes olvidados de aquel mismo paisaje al que había llegado convertido en otro. “Busca las 7 diferencias”, se decía. Una por cada vida. Pero en seguida comprendió que lo que había que buscar eran las similitudes. “Nunca se vuelve de la guerra” le dijo una vez un tipo más viejo que el diablo. ¿Dónde estaba y haciendo qué?
Una risa. Como de niña pequeña y de mar en furia. Una risa de bar en calma, de brindis en un hospital. Era todo lo que buscaba. Una risa. La había escuchado dos semanas atrás en un taxi que arrancaba con una pareja dentro. Y después una explosión hizo que los ojos se le llenaran de escombros volando por los aires. Sentimientos, a veces salen como cuervos en desbandada a picarte y joderte, a volverte loco. A veces te meten una risa en la cabeza. Una secuela. Un recuerdo. Una chica.
Una mujer.

Repasó las direcciones y los lugares comunes. Buscó en números de teléfono, en bares y en registros. Olfateó la ciudad como un sabueso, pero quién sabe cómo olía el pasado ahora que ya lo era.
Buscó como un transeúnte famélico entre la basura, cortándose con las grietas y los cristales, fue removiendo la mierda y encontrando mucha más. Mierda.
Pero ninguna risa.
Solo sequedad y tristeza. Como un tiempo asumido sin atisbo alguno de rewind. Dejó que la pena fuera llegándole. Primero en la suciedad de sus pies y manos. Después en las telas rotas de su ropa vieja. Le fue entrando por los ojos, como una lágrima interna de ácido quemándole por dentro hasta el futuro.
Un día él volvió y no había nadie esperándole.
Así que se dio la vuelta, consciente de que ya nunca más volvería.
De la guerra.

¿Cuándo es demasiado tarde?

Activar y dormir. Acelerar ojeras y cansancio. Buscar la adrenalina en el sueño, fumigar taquicardias y dejarse llevar.
Si no tienes a nadie que te coja de la mano, dejarse llevar es lo más parecido a ser libre.
¿Quién quiere matarse a sí mismo sin vivir antes en el intento?

Se han disparado las alarmas, y ahora están todas muertas.
No hay señales de aviso.

Y ellos están delante.
A la vuelta de la esquina de un futuro hacia el que vas.
Heridos por tu propia sangre.
Esperando a que les des la espalda.
He visto ángeles de la guarda afilando sus cuchillos.
Y tú mirando hacia atrás,
buscándoles.

Perdido. 

--------------------------------------
y este viernes: recitalazo. Con 3 tipos de los muy grandes. De los de "bua", de los de "joder".
Carlos Salem
Marwan (cómo se apellidará?)
y Diego Ojeda.

Presentado por el imprescindible Marcus Versus, claro. Pardiez.

Dejo aquí el cartel, donde viene el lugar y el horario. Yo todavía no sé muy bien dónde es, pero al parecer han buscado un sitio donde haya hueco para todos. Mucha people cabe ahí, o eso me han dicho.
Abrazos y muchas gracias a todos los que pasáis por aquí. 
¿Este viernes unas cañas o qué?



6 comentarios:

Lidia Guzmán dijo...

Llevo muchos años escribiendo, mi madre dice que escribo desde que era pequeña, pero pequeña sigo siendoso ahora, sí hablamos de la escritura. He utilizado las palabras como cuchillos, como herramientas que me protegen, que me ayuden a ser fuerte, que me ayuden a entenderme a mi misma. Puede, que me tomes por loca sí te digo, que leerte a ti me ayuda a poder escribir mejor yo, pues en tus palabras encuentro lo que yo no sé expresar y de algún modo u otro encuentro algo de mi misma, una idea tal vez, y de ahí, dejo que mis palabras salgan, desordenadas como siempre, y que se ordenen luego ellas solas como les de la gana. En la hoja quiero decir, pues en mi mente es imposible. En resumen para que me entiendas, o para que no lo hagas, es simplemente que eres grande, eres muy grande, y logras que todos seamos un poco mayor a tú alrededor también. Eso es importante sobre todo para las personas como yo, que decimos poco, sentimos mucho y escribimos mucho más que eso. Gracias por todo lo que haces, y sobre todo, por lo que haces sin tan siquiera saberlo.

Anónimo dijo...

Que comentario mas bonito y especial.Se lo quieres decir,este escritor del blog hace lo mismo conmigo.Tiene ese morbo escribiendo,me gusta como detalla las situaciones,que forma tiene de espresarlas,sin adulcorar demasiado,sin ser tampoco demasiado vulgar,es perfectamente respirable y comestible todos sus textos.Lo que más me gusta son los espacios "silencio y punto o coma" entre palabras con más caracter,entre amor y horror,entre mierda y lo sublíme,es un verdadero crack de mierda que tenemos que reconocer que és,lo sabe.Le gusta compartir lo que recibe el mismo en otros lugares,algo especial,en un momento de mierda,en uno que necesíta quitar humo y poder respirar en una azotéa de una ciudad por las noches.Me encanta ver que hay gente que escríbe por que le sale de sus..bueno no seré vulgar,que lo hace por eso,como otros miran grillos y otros cazan mariposas,es algo para salir o entrar en otro mundo.Lo habeis pensado alguna vez? el nos deja entrar en este,eso es ciertamente compartir algo precioso y personal.MUchas gracias por el texto y a la chica del comentario,tienes toda la razon guapa,un beso a las,los dos :)

Karibel Pérez Villalba dijo...

Espero que algún día el recital sea en la calle Mallorca de Barcelona!!!

Que tengas muchos "bua" y "joder" juntos, aunque no estés recitando...

Tortuga dijo...

Como dice mi Bowie... OH no, U r not alone. Give me your hands. Un beso grande. La gama nueva de magnum se llaman Kisses, siempre pienso en ti cuando los veo. Voy a decir a mi Lagartija que me invite a uno.

Alania Sánchez Chamizo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Alania Sánchez Chamizo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.