martes, 17 de mayo de 2011

la fortuna del olvido

Nos iremos
dejando un océano de barro
y petróleo
donde los niños de las madres que no queden
jugarán a la pelota
sin pelota
tratando de no odiarnos
demasiado
por todo aquello que no hicimos.

Nos iremos
tan llenos de arrogante indiferencia
que cuando vengan a cortarnos la cabeza
mojarán sus risas con nuestras lágrimas
y cantarán
"ahora pides ahora
ahora pides ja ja ja
ahora pides todo aquello que no distéis
ahora que solo sabéis llorar".

Nos iremos
estúpidos e insatisfechos
sin entender que nunca existió la inmortalidad
ni un futuro que no fuera sin nosotros
tristes diablos que sacaban pecho
por todo aquello
que no querían mirar.

nos iremos
con cara de gilipollas
después de ver
que el mundo
no era ese tablero de ajedrez
donde nosotros movíamos las fichas
sino al revés:
las únicas fichas fuimos nosotros
vapuleados
con nuestros aires de suficiencia
por todo aquello
que pudimos querer
pero no quisimos.

nos iremos
como una vergüenza de sombras
que un día piso la tierra
para joderla
y la tierra nos devolvió una ostia
que nos comimos
y despues dijo: podéis volver a por otra.
y volvimos.
y otra vez.
y otra.
hasta que, escaldados por los látigos
y vacíos de orgullo
aceptamos
nuestra única condición de animales ínfimos
que piden perdón
y permiso
para lamerse la decepción de sus heridas.

nos iremos
con el rabo entre las piernas
a esconder nuestros gemidos
en las letras más pequeñas de la historia
y daremos gracias
entonces
de que exista el olvido
para que así
todos aquellos que vengan
nos estén condenados
a recordar
esta época
de cuchillos
y de mierda.

2 comentarios:

Fernanda González Robledo dijo...

nos iremos si...grises y amarillos...eso esta cantado ya, nos disecarán en mesas plateadas futuristas o seremos materia de nuevo en un circulo donde ya no pisen ninguno de los nuestros...q el arte nos de un respiro y no sea tal la mochila ! sería el deseo ...

Anónimo dijo...

Que fuerza tienen tus letras..