martes, 27 de noviembre de 2012

Aproximación melódica a este desahucio de riesgos a la intemperie



Como pinturas rupestres dibujándonos grietas en la cara, 
haciendo de la respiración asistida el único método de supervivencia asumible:
El boca a boca.

Nadie vendrá a suplir las sombras por indiscreciones,
a ponerte el pan en las manos
y la levadura en el alma,
nadie lo hará por el aire
como palomas picoteando sobre un smoking de adoquines
y alfombras,
como cucarachas en celo desprovistas de culpa
ni testigos,
con nuestra desnudez de ventanas abiertas tras las persianas,
incapaces de evitar el frío pero sí la luz,
como si solo bastara con cerrar los ojos
para dejar de vernos.

Nadie contará en gritos nuestros silencios
mientras  descontamos días en el calendario,
mientras pasamos páginas como derrotas asumidas en viernes
o deseos desprovistos de lo imposible,
tendremos que asumir lo innecesario como parte importante
de nuestros desánimos,
vivir con la cotidiana hoja de la navaja en el cuello,
apostar por el tambor contra sus balas.

No hay tinta más allá del sudor y el esperma,
de esta mezcla de lágrimas, saliva y sangre con la que empastamos
nuestras huellas como en cemento fresco,
como en arena a la espera de futuras olas
o como esas desgracias que das vueltas con el café de las 8:30
o la cerveza de las 7 de la tarde.

Somos un mechero sin chispa ni piedras en los bolsillos,
apenas el sabor de la comida recalentada nos sostiene,
decimos te quiero como el que pide cambio
porque no lleva suelto.

Tendremos que afilar los criterios sin olvidar la caricia
y bebernos las cervezas que nos queden
tendremos que sujetarnos fuertes los añicos
para no descomponernos al volver a casa,
aceptar que las migas de pan suelen conducir a callejones
y precipicios,
que ya no existe ningún camino de vuelta.

Habrá que fingir el día a día como si fuera un orgasmo que no llega
y tampoco esperamos,
mirando al techo con resignación
y alevosía
mientras el otro se corre
y tu sólo quieres saber si te queda o no
tabaco.  

6 comentarios:

estabilidad dijo...

"decimos te quiero como el que pide cambio
porque no lleva suelto". Desgraciadamente, demasiado cierto.

Viktor Heisenberg dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Viktor Heisenberg dijo...

"tendremos que sujetarnos fuertes los añicos
para no descomponernos al volver a casa,
aceptar que las migas de pan suelen conducir a callejones
y precipicios,
que ya no existe ningún camino de vuelta."

Me ha encantado esta parte. Eres grande tío, Un saludo.

Noelia dijo...

Quería decir algo, algo interesante, pero no sé qué decir... supongo que algo como: "me encanta lo que escribes" funcionará. Así que, me encanta lo que escribes! Estaría bien que no dejaras de hacerlo nunca.



Hueva López dijo...

"Habrá que fingir el día a día como si fuera un orgasmo que no llega
y tampoco esperamos,
mirando al techo con resignación
y alevosía
mientras el otro se corre
y tu sólo quieres saber si te queda o no
tabaco."
IMPRESIONANTE, sin palabras (y sin aliento)

Anónimo dijo...

1Hola, hemos agregado un trackback (enlace hacia este artículo) en el nuestro ya que nos pareció muy interesante la información detallada pero no quisimos copiarla, sino que nuestros lectores vengan directamente a la fuente. Gracias... consultardatacredito.net - dicomenlinea.com - sabersiestoyendicomgratis.org - sabersiestoyendicomgratis.com - verdicomgratis.com