martes, 13 de noviembre de 2012


Traías la libertad como si fuera tu única compañera de viaje. “El resto de cosas las llevo aquí”, dijiste señalándote la sonrisa. Luego caminaste moviendo el culo y bueno, ¿por dónde iba?

Hiciste una alfombra con nuestra ropa y sobre ella nos pusimos a bailar el ruido de la calle. Como si Madrid nos dijera al oído: me sois más fieles a mí que a vosotros mismos. Y nos hubiera dibujado un paraíso a modo de cuarto, y nosotros fuéramos como adán y eva en una piscina de manzanas. Pero sin vergüenza.

El tercer verso te resbalaba por la espalda hasta dejarse mecer por la ladera de tu culo. Mierda. Otra vez. El tercer verso era una lágrima de sudor en tus labios. Sí… Como una coma enumerando los sueños de todas esas vidas que señalabas en el mapa. El tercer verso  ni siquiera era la mitad de la mitad de la peor de tus mamadas, pero era humilde y feliz, un poco travieso, bastante macarra, y romántico hasta el atardecer. El tercer verso brincaba como un arlequín cada vez que te corrías y aseguraba que tú ya sabías (“que tú siempre lo habías sabido”) dónde terminaba.

Dentro de ti.  
Decía.
Y yo le insultaba llamándole poesía.

9 comentarios:

Anónimo dijo...

Me gustan los versos,
los tuyos,
saber que sabes escribirlos en la piel..,es como el polvo que te gustaría ver en una poesía cachonda.
Sabes lo más cachondo de la poesía?susurrar poesía al otro,cuando las rímas pierden sentído y se unen a la métrica de tu piel.

Lu dijo...

Magia.

Pequeña Criatura. dijo...

Ya sabes, jodida y eróticamente bien. Como el culo de ella, y la poesía de tu piel.

Fdo: Musa frustrada de nadie.

Acb093 dijo...

Los martes 13 no son tan malos cuando lees poesía.
Gracias Escandar!

HELEN dijo...

Bua, cómo me flipa todo lo que escribes. En serio, me encanta.

Kiko Sinclan dijo...

Un tal Escandaar se sienta, o más bien supongo que se echa encima de una tal libreta que chilla poesía. Escribe, para luego dedicarse a borrar... escribir y borrar... y cuando termina de borrar, y decide compartirlo, más de uno y más de dos, se dedican a soñar.

Elito dijo...

No sé cuántas veces habré dicho ya que me enamoro de tu poesía. Y qué fácil es enamorarse de letras así, coño.

bea dijo...

Deberías de leer a Jean Malrieu, si sabes francés, es sublime y es poesía que se encuentra en el desorden de palabras. Puro surrealismo. Puro sentido.

Tus palabras eróticas rompen con silencios. Vuelves agresivo algo que amas, y esa es tu debilidad, luchas contra tu antagonismo.

Parece un texto ''autotelico'' , no se este termino existe en español, pero es la idea de que muestras la propia creación del texto ademas del contenido de este mismo.
Eso dicen mis ojos pero tal vez no tus manos.

Podría recomendarte algunas lecturas que te podrían interesar. Si te animas, me contestas.

Consejo : evitar laísmo

Anónimo dijo...

te cambio otros tres versos por otra mamada, cuando quieras.
llamame por el yogurt y salto de mi ventana a la tuya, cayendo con mi boca en tu entrepierna.