sábado, 1 de marzo de 2008

más allá

los destellos que dejabas en los retorvisores después de que saliera el sol
y tú todavía con esos pelos
hacían que me preguntara si volvías borracha
o te acababas de levantar.

el camión de la basura que nos empujó a mojarnos del todo
y desde entonces
nos pusimos hasta el cuello de barro
y de deudas
y de ojeras tan grandes que tú las llamabas orillas de pozos.

porque tienes esos ojos
y dan ganas de bañarse en ellos.

las dudas que te surgían al final de cada calle
y cómo torcías el gesto cuando no encontrabas un buen sitio,
el mejor,
para fumarnos un porro.

"forever young" mi vida,
hay personas que siempre morirán jovenes,
la inmortalidad les negó la elegancia a los dioses,
y desde entonces matan
para sentirse humanos.

las ideas formaban líos de seda en tu pelo
y yo me enredaba en tu tela de araña
cerraba los ojos
y me dejaba llevar
a donde no hacían falta palabras.

la tierra de las caricias y los arañazos,

aqui cerca,
a tu lado,
el más allá del más allá.

No hay comentarios: