sábado, 23 de febrero de 2008

all right

Estoy bien, creo.
Ando un poco cabizbajo porque el suelo, últimamente, me recuerda más a mí que al cielo, no lo sé,
pero estoy bien, en serio, no me va mal.

Estar con ella me mosquea un poco, no me encuentro bien,
me lleno de reproches, de asteriscos, soy un poco lija
y no me gusto demasiado,
me corto,
cambio,
va… me quiero ir o no estar con ella,
pero luego, cuando ya no está,
me pongo a hablar solo pero como si aun estuviéramos,
como si todo siguiese igual,
tengo conversaciones conmigo mismo en donde busco
sus respuestas
sus gestos
su fina intimidad de escucharme sin hacerme demasiado caso,

pero es que todo va tan deprisa que ni me entero,
y estoy bien, creo,
hay una chica que dice que me quiere, le gusto
y me dice cosas bonitas, groserías a veces, me cuenta su vida
y yo la escucho,
pero es que creo que he acelerado mi consumo de personas,
se gastan antes y más rápido,

no sé aferrarme a nada, ya me conoces, y luego me siento un extraño adicto a las nostalgias,
claro que estoy bien,
además tengo un curro en donde puedo aprender cosas,
y la gente es maja y tengo ideas en la cabeza,
proyectos futuros míos: el largo ese de mierda,
pro-vocación,
leerme el quijote,

y gente muy buena a mi lado, llamo a jorge todas las semanas,
y sino a dano, y quedo contigo
que me escuchas entre cerveza de día y gramo de coca,
nos conocemos de unas cuantas ya, yo estoy tranquilo ahora, estoy tirado aquí
y tú me preguntas y yo te respondo,
somos lo que somos, no?
No lo sé, no sé si soy feliz, pero es que tampoco me parece lo más importante,
no crees?
tengo estas sensaciones, bolsillos, no? quiero decir que a veces acierto
y a veces la cago, un poco como todos,

Claro que estoy bien,
he probado unas hamburguesas maravillosas en un bar de malasaña,
están super ricas, ya verás,
y últimamente, por la noche, cuando estoy en mi casa y estoy solo, escucho trenes
y yo no sé si estarán en mi cabeza
o estarán ahí fuera,
hace tiempo que no distingo esas cosas,

me entran cosquillas en la garganta según te lo cuento,
y en lugar de ganas de reir
tengo ganas de llorar,

pero no estoy mal, en serio,
es muy bueno casi todo lo que me ocurre,
no tomes tan en cuenta mi piel fría, mis ojos fríos, mis labios secos,
es solo
que a estas horas,
tan cerca ya de la media noche,
estoy deseando que se acabe ya el invierno.

6 comentarios:

Miriam dijo...

He acelerado mi consumo de personas:
se gastan antes y más rápido.

Esa frase es como una pompa de jabon.

Que no se te rompa.

sandra dijo...

Por que estaba escuchando tu voz en formato videoclip y echaba de menos tus letras en los rincones que la poesía tiene por ahí arriba, y ya sabes, parece que las altas tecnologías han decidido ahorcarse. Por que quería recordarte lo bien que lo haces, aunque tú ya lo sepas. No se, esas cosas. Estoy de exámenes y necesito un suspiro de vez en cuando, palabras quizás, la verdad y la verdad es que me conformo con poco (también lo pido todo).
Espero, por tanto, que no te hayas dado cuenta de los pasos cortos que doy cerca de ti para no hacer ruido. Tampoco quiero pecar de grupi, jé.
Y lo dicho, que ya leo que estás cuestionablemente bien (yo ahí ya no me meto), asi que me limito a mandarte un beso cibernético y esas cosas.

(Por confusiones: la del rincón del poeta)

DIONI dijo...

holaaa
me encanto conocerte y ya te admiraba por el video ese
¿puedes escribirme algo en ekl brazo para excitarme?
que video mas genial,

MayFloR dijo...

entre mis proyectos futuros está leerme Rayuela...asique cuando me lo haya leido desde la primera letra hasta la última te avisaré para contarte mi experiencia...

y acompasamos opiniones trago a trago..te parece?


y sí, yo también quiero que acabe ya este invierno...

Maga dijo...

Creo que conozco esas hamburguesas.
Y creo que conozco ese invierno que te persigue, me persigue también a mí. Precisamente anoche se me pegó más que nunca.

Y ya sabes, capítulo 44 de Rayuela, que empieza con que "Era cierto que Traveler dormía poco".

- Los problemas -dijo Traveler- son como los calentadores Primus, todo está muy bien hasta que revientan. Yo te diría que en este mundo hay problemas teleológicos. Parece que no existen, como en este momento, y lo que ocurre es que el reloj de la bomba marca las doce del día de mañana. Tic-tac, tic-tac, todo va tan bien. Tic-tac.

- Lo malo –dijo Talita- es que el encargado de darle cuerda al reloj sos vos mismo.

- Mi mano, ratita, está también marcada para las doce de mañana. Entre tanto vivamos y dejemos vivir.

Talita untó el pato con manteca, lo que era un espectáculo denigrante.

Edryas dijo...

ya, el invierno, menuda putada. yo creo que sí que te aferras, y mucho. Respira.

lo de las hamburguesas no sería en "La viga"... ;)