martes, 18 de marzo de 2008

volver a donde, volver a qué.
carlos salem.

no lo sé, pero algo intuyo por sentimientos
y cosas similares tipo
la sonrisa de vagón de tren que pongo cada vez
que llamo a frontela desde chamartín
una vez dejo las maletas en su sitio,
billete en mano
le voy contando los horarios que tengo, las ganas
de cenar la comida de mi madre,
la hora exacta a la que no podremos quedar esa noche
pero sí,
sin problemas,
media hora más tarde.

volver a qué, carajo, para mí es un poquito mi vieja
y un poquito mis viejas, con esa fría ternura
que solo desprende las caricias que no das a tu familia,
los abrazos que te cortas por eso de guardar formas
y mantener costumbres,
las miradas furtivas a mi madre en la hora de la cena
cuando la abuela pregunta quién sabe qué
y todos pensamos a la vez la misma respuesta igual de absurda.

cosas de esas. volver a dónde, joder, es una calle muy larga
donde frontela se apoya en un portal después de picar en mi casa,
el porrito a medias,
la barba marcada,
e historias de dos meses separados en donde tenemos que decirnos por miradas
todo lo que, por telefono, no podemos contarnos.

volver a qué, ya ves, es despertarte con el ruido de la gente de provincias de fondo
y ver que muy pocas cosas cambian por aquí,
los chiquillos del recreo de la salle llenan de ruido la primera esquina a la derecha
y los repartidores, también aquí, no escriben poesías en los albaranes,
las señoras de 50 parece que tienen 50
y los chavales llevan en bolsas de plástico las pelotas a las que luego pegaran patadas.

sé que Gardel tampoco se refería a esto,
pero todos tenemos nuestras listas minutadas de detalles.

cabrón, no te rías así, que tú también.
y todos sabemos.

por eso no sé qué contestarte muy bien cuando tú mismo respondes a cerveza callada
las preguntas para las que nunca, dices, tienes respuesta.

son un poco mis colegas
y mis calles
y una habitacion llena de posters que no quiso crecer conmigo el día
que hice mi primera maleta.

frases clavadas en la pared de cuando yo era otro
pero ojo,
de eso
es de lo que no quiero olvidarme.

así que no sé por qué volver a dónde
y volver a qué,
según tú lo dices, me suena tan propio.

tan mío.

habría que ver de qué estamos hechos para entender
que detrás de los contenedores donde aprendí a vomitar
y detrás de tantas y tantas papeleras que solo supieron de mí que era un cúmulo de borradores
y detrás del primer semaforo donde paré por primera vez,
justo detrás
está un un trocito de dónde
y un trocito de qué
que llevo tratando de asimilar toda mi vida,
esa vida
que vino después.

un diario del que nunca pasé de la primera página.
un diskete con un cuento de navidad que hablaba de gusanos y mariposas.
la segunda chica a la que besé y me llenó de nada un instante que podría y debía haber sido especial.
horas y horas en la puerta de una sala de máquinas donde un juego llamado pang!! era tu mejor opcion de futuro.

volver a donde, volver a qué,
tú,
que siempre vas,
deberías por eso saberlo muy bien
y yo
que siempre voy
debería admitir
que tampoco lo sé.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Paola Cescon dice:
Un Español con melanco Porteña tanguera ¡vaya mezcla explosiva! y encima como Gardel, cada día escribís mejor. Cuando, cerca del fondo, necesito una dósis de lo único que no escapó de la cajita de Pandora, pongo tu Co-razones, la viva imagen de que hay todavía humanos que laten. Y no me siento tan sola.
Beso
Paola

Anónimo dijo...

Te has pasado.

la ruvia dijo...

Me das ternura, ya sabes. A veces me dan ganas de seguir cuidándote aunque no te des ni cuenta,
aunque no quieras y te enfurruñes y hagas como que “yo más y mejor y solito camino con mi reflejo de un broken jeans, que empiezo a conocer…”
aunque nos hacemos mayores aunque no hablemos de ello como no hablamos de nada y hay conceptos absolutos que sé que nos erizan en la piel del mismo modo. lo sé.
porque tengo unas ganas locas de ir a comer torrijas a casa de la yaya.
y nirvana sigue en la pared de un cuarto que ya sabes que ha visto mucho.
---------------
"Co-razones, la viva imagen de que hay todavía humanos que laten".
---------------
(mirada perdida, media sonrisa, ESTO es co-razones y mira que alguna zancada la reflexionamos antes de pisar, y los que te vieron caminar pueden pensar misa que yo seguiré abriendo corazones para desayunar a las 12 de la mañana...) recíproca la creación; una mierda con la inutilidad del arte,
porque he visto más sonrisas en un cine
que en un diván
… y va de vivir y transformar
y cada vez está todo más claro…
ciudades pequeñas, niños añejos, trayectorias de miles de títulos de una palencia bella y muy puta,
como pasa con las tías, pero es que son hermosas y te fuerzan a oler de su ruido-casi-insípido
porque volver no es como gardel,
sino como más bien…
agua y sed
necesidad de ese principio en estado líquido…
… me gusta cuando vuelves porque pareces como tú mismo …
nunca ha hecho falta contar punto por punto
basta con tener un frontela
que admita la mierda
y aún con esas o justo por eso
te quiera.
hay robots subiendo escaleras
pero también hay personas escribiendo poemas
y otro niño besa con ganas su segunda vez
y quien sabe?
a lo mejor de mayor también quiere ser pequeño.
superman me ha comprado un cepillo de dientes supersónico,
me llegó la carta de Acienda de lavidarima
y ya ves,
haré collague con esas pegatinas
… porque silvi ignora la función de la agencia tributaria…
bueno, por contarte algo,
que me tengo que ir a editar conciertos de música contemporánea…
(y esa gente es la culpable del declive musical)
----------------------
a ver si te acuerdas de decirle a tu madre
que tiene una pomada maravillosa para que no me piquen las muñécas,
y me la traes y la das un beso de mi parte, y a todas esas damas
que te hacían un huevo con ketchup para cenar.
- el próximo concierto que escuche por mi culpa,
será seguramente en la plaza cruzando desde su casa
y su hijo cantando el propinamos - (ja, te imaginas?)
no te calles los impulsos de abrazarlas fuerte
porque hay cuerpos que son sabios y saben a verdad.
las composturas déjatelas para tus rodajes,
… y si te das un paseo por el río, traeme una pierda
de esas que hacen saltitos
y pocas veces rozan el tercer golpe con el agua.

Maga dijo...

http://myclownworld.blogspot.com/2007/05/volveres.html

que cuentas un puñao de cosas que yo también he vivido, pero en niña en vez de niño. pero por lo demás, y en realidad sin más, es lo mismo.

y joder, el pang,
esa generación del 84
ahí,
siempre presente.

Edryas dijo...

volver... a ti, yo creo

MartaNoviembre dijo...

Jo, te leo desde un ciber cutre, con el ruido de la gente de provincias de fondo, y yo tampoco sé porqué volver a dónde, volver a qué. Y me dan ganas de darte un abracísimo. Un beso, lindo.

P. (al-tair) dijo...

Yo me voy a Teruel mañana, y no se a qué... supongo que vuelvo allí para volver a pasar una noche en esa ventana de ese cuarto (esta vez sin porros...) que es como mi cabeza.
siempre acabo alli... tiene un efecto en mi algo asi como de desatascador de pilas... cuando llego tengo la horrible(pero dulce, soi asi de contradictoria) necesidad de escribir y pintar, de "vomitarlo" todo, ya sabes.
sabes? escribo cosas cada vez menos tristes, pero luego vuelven no se si tiene algo que ver con que este aprendiendo a tocar la armónica. Pero claro... en mi vida todo tiene que ver con el color del cielo cuando es muy de mañana...

sabes? de pequeña, de mayor quería ser un gato negro; además claro de susurrar y besar en idiomas distintos, para que no me entiendan..

un beso y eso

carlos salem dijo...

Cabrón, hermanito cabrón, todo lo que hemos bebido y los que nos queda todavía...
Mira que de un poema tan simple
sacar tanta miga de pan de desayuno y mare y amor y todaslas cuerdas que má s au atarnos, nos sostienen cuando todo se cae...
una vez más, cabrón: me acomplejas

Carlos Salem