domingo, 14 de febrero de 2021

HOGAR O GUERRA - ESCANDAR ALGEET & TITXU VÉLEZ


Creo que el punto de giro fue en el verano de 2019. Hubo muchos, muchísimos detonantes anteriores pero creo que fue justo ahí, en julio de hace 2 años,  donde empecé a tomar conciencia de idea y forma de acto. Estábamos en Valencia porque María recitaba allí, y nos quedamos unos días en casa de David e Ysa. De repente, un domingo de mañana, paella y playa, asistí –casi de una forma ajena- a una lluvia de odio y represalias volando sobre un yo que sentía, de alguna manera, lejano. Como si una lupa sobrevolase mi cabeza en busca del mínimo eco que permitiera cualquier tipo de distorsión. Gente y más gente golpeando las cacerolas de sus opiniones, exigiendo recursos de amparo para sus sentencias, firmes afirmando su clamor de castigos, la identidad de su pureza. Por supuesto ya lo había visto antes, pero no lo había vivido con tanta precisión, o quizá solo fue el último latigazo en mi cabeza. El caso es que recuerdo aquello como el comienzo. Después de dar las mínimas (¿necesarias?) explicaciones, apagué el móvil, y me agarré a María. Nos pasamos los siguientes días compartiendo reflexión y deseos con David e Ysa, pasamos por el Kafca, y luego tiramos mar arriba hasta terminar en familia y norte. De aquel viaje nació Hogar o guerra. Y de ese poema nació Hogares.    

Hogares ante un mundo que condena el error, exalta venganzas y no le vale más juicio que el inmediato, con el odio creciendo de forma expansiva sin dejar espacio y tiempo para la autocrítica y la reflexión, un mundo de fuego cruzado y cruzadas de fuego, en el que la convivencia solo es posible gracias a refugios amigos, casas maternas, calles escuela y personas salvavidas que sacan sus pañuelos, escobas, estropajos y botiquines para limpiar y curar, sin ruidos ni pancartas, silenciosos y enormes como la bondad de una madre.

El libro sale este martes, y la casualidad de un temporal ha querido que lo presentemos en Valencia,  donde nació, junto a David Trashumante, que presentará Aisha, un libro lleno de amor y verdad, palabras hortelanas en manos sucias de tierra limpia. En la librería Berlín, donde la última vez me fui leyendo Capitalismo, de Ana Pérez Cañamares, y hablando de libros con María, que también estará (que siempre está).

Aquí dejo un vídeo con Titxu Vélez de aquel primer poema. Hogar o guerra. Le puso una música hermosísima y melodía a su “estribillo”. Nos grabó y editó Kike Reig, con el que planeo un par de mil líos más. En el Vergüenza Ajena y el Calvario Bar, auténticos templos culturales de la hostelería madrileña, gente que son la resistencia en un momento tan complicado, con tantos pecados y más piedras.

Ya iré contando más cosas según se concreten. Insisto en las gracias: gracias gracias siempre.

 


1 comentario:

nadie h dijo...

Felicidades por el nuevo poemario. Un abrazo desde Barranquilla. Que siempre podrás ver como un hogar aunque sigamos estando guerra.